Dedicado a los amigos de Nico

Voy a contaros una historia de comienzo triste.

Empieza con la muerte en Portugal, hace ya más de un año, de mi sobrino Nicolás, a los 24 años. Sus padres, Quico y Louise, su hermano Jaime, y todos los que conocimos a Nico, supimos de sus aficiones y de sus aflicciones; de su amor al deporte y a vivir con sus reglas: para entrar y salir prefería las ventanas, para comunicarse, el graffiti a la palabra.

Hace días apareció, frente a la casa donde vive Quico, cerca también de la casa de Louise, una pintada escrita con spray color rosa: “Nico Rubio”. Nada más. Un corazón era el punto de una "i". 

Días después, sus amigos han colocado, en un banco del parque en que durante años se reunieron con él, una placa y unas flores.

A quienes ven en la juventud graffitera unos simples vándalos y un peligro social, yo os digo: os equivocáis.

Acabo con una canción de Marisa Monte, gran dama de la música brasileña. La canción se llama “Gentileza”, y se la dedico a los amigos de Nico. El vídeo está más abajo, traduzco la letra:

 

  • Gentileza

Apagaron todo, pintaron todo de gris.

La palabra del muro quedó cubierta de tinta.

Apagaron todo, pintaron todo de gris:

sólo quedó en el muro tristeza y tinta fresca.

 

Los que pasamos apresurados por las calles de ciudades

Merecemos leer las letras y las palabras de gentileza.

Por eso yo pregunto, a ustedes, el mundo,

Si es más inteligente el libro o la sabiduría:

el mundo es una escuela, la vida es un circo,

 

Amor palabra que libera, ya lo dijo el profeta.